miércoles, 7 de diciembre de 2016

Pequeños libros de sabiduría de Olañeta

Esta entrada no va de descargarse nada gratuitamente que personalmente me encanta aún cuando reconozca que leo, cuido y mimo con más esmero todo lo que me cuesta más esfuerzo...... bueno, sea como sea, aquí va un enlace a los pequeños libros de la sabiduría de olañeta. No son caros y, al menos uno, seguramente nos podamos permitir.

Uno para tener a mano en el bolso o la mochila.

Uno que evoque todos los demás, escritos y por escribir.

Uno para consolarnos en los momentos difíciles.

Uno para cuando la duda esclaviza nuestra felicidad natural...........

Uno sólo de estos breves y pequeños libros (cualquiera que elijamos) para que nos acompañe como nuestro personal daimon


Por ejemplo:

ver ficha aquí


viernes, 14 de octubre de 2016

Receta para hornear un monje zen

    


Ingredientes por ejemplo:

- 1 kg. de padre serio y distante
- 2 kg. de madre que ame demasiado
- una cucharada de hermana mayor perfecta en todo
- una pizca (lo que cabe entre el pulgar y los dos dedos siguientes) de hermano menor caprichoso
- cuatro granos de fracasos escolares en primaria, seis en secundaria y uno rotundo en Universidad
- un amor nunca olvidado por nunca correspondido o, si no es posible encontrar este ingrediente, sustituirlo por tres penas del corazón.
- 300 gr. de intentos por obtener éxito, o por lo menos hueco, en el mundo laboral con resultados dudosos
- un chorro generoso de pasión por la música y las matemáticas, la pintura u otras artes.
- levadura de sensibilidad y certeza de que "hay más"

Dejar macerar la mezcla en trece años de deriva "sexo, droga y rock and roll" y una vez que se perciba a punto de disolución, añadir una cerveza hasta que se produzca espuma en la superficie.

Introducirlo en ese momento en un horno modelo "encuentro casual" o "coincidencia" a 200º y esperar, sin abrir ni interrumpir, aproximadamente el tiempo necesario para que "suba".

Cuando el bizcocho esté recubierto de un manto marrón estilo kesa, se puede dar a comer pongamos por caso en una sesshin o a lo largo de cualquier día como postre o como entrante.

.... no es la única receta.

Dependiendo de los ingredientes y las cantidades se obtiene un monje u otro y en realidad hay tantos como cuerpos. O tantos como espíritus que para el caso es lo mismo.

Monjes como bizcochos en tarde de invierno.

El secreto está en incorporar en su justa medida y dominio todos y cada uno de los ingredientes que se tengan a mano ya tengan buen sabor o nauseabundo e introducirlos en el horno de un dojo.

Mi receta es otra pero... ¿cuál es la tuya?
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...